La (des)orientación sexual de Batman. Para qué invisibilizar las Ciencias Sociales