Jóvenes en situación de calle, identidades irreverentes